martes, 2 de octubre de 2018

Crítica de “Searching”

-Se terminó el verano y nuestra recompensa es el primer thriller refrescante en meses.

-Es más entretenido y funciona mejor que sus referentes previos a pantalla partida.

Mi primera apuesta para esta nueva cita con la fiesta del cine ha sido este debut de Aneesh Chaganty. Se trata de un thriller informático narrado casi por completo través de la pantalla de un ordenador o un smartphone, siguiendo la estela de largometrajes previos como Open Windows de Nacho Vigalondo y Eliminado de Levan Gabriadze, ambos filmes de 2014. Llama la atención que sea Timur Bekmambetov (Wanted) el productor de dos de estos tres títulos, ya que también estrenó este año su nueva película como director, Profile, otro thriller de investigación narrado vía Skype, que aún tiene pendiente el estreno en nuestro país. De momento es hora de hablar de esta tecnológica ópera prima que roba la pantalla de cine para ofrecernos una intriga de aire hitchcockniano al ritmo del click.

Comienza como un melodrama, mostrándonos el crecimiento de la familia Kim a través de los vídeos caseros de su hija Margot, que poco a poco entra en la madurez y en las redes sociales. De ahí Chaganty salta a una cinta más reflexiva, para hablarnos sobre el modo en que la tecnología afecta a nuestras vidas, sustituye las relaciones tradicionales, modula los significados, trivializa las responsabilidades y elimina valores sociales tan importantes como la empatía. Una vez que llega el segundo punto de giro la intriga se apodera del relato dando paso a una intensa investigación paternal protagonizada por las pestañas múltiples y los historiales de búsqueda en Google. Una intriga narrada con dinamismo, con un astuto manejo de la tensión y numerosos apuntes de frescura por parte del debutante; que emplea sus recursos con inteligencia para elaborar un thriller efectivo y muy entretenido, con espacio para interesantes reflexiones sociales e inesperados lugares dramáticos. También hay varios problemas a lo largo del metraje, como la incapacidad de suspender la incredulidad del espectador tras decisiones faltas de coherencia (a veces necesarias por su estilo de narración), el subrayado trabajo musical de Torin Borrowdale y la acentuación con la que el director presenta muchas de las pistas visuales, muy de principiante. Pero el contratiempo de mayor envergadura es el propio tramo final, que cede ante la convencionalidad mientras resuelve su intriga con torpeza y falta de consistencia para llegar a una conclusión tan previsible como pueril.

El primer día de la fiesta del cine se salda con un thriller independiente de calidad, con una narración que atrapa al espectador gracias a un plausible sentido del ritmo apoyado en una serie de conceptos de sumo interés. Searching es capaz de entretener mientras nos hace pensar sobre aspectos polémicos de nuestra realidad actual, al menos durante dos de sus tercios. Un debut hábil y con sorpresas, pero también con gestos de director y guionista novel; más que suficiente para esperar con ganas el nuevo trabajo de Aneesh Chaganty.


Alejandro Arranz

No hay comentarios :

Publicar un comentario